Esta es la CLAVE para PERDONAR A TU PADRE

Los que me seguís sabéis que yo he atravesado el proceso de sanación de la herida del padre ausente (o abandono paterno). En este proceso, uno de los pasos fundamentales para sanar es perdonar al padre. Es por esto que me siento licitada a hablar sobre el perdón al padre.

Pero no decirle a tu padre “te perdono”, ni forzar el perdón. Mientras no sientas 100% que quieres perdonar, no es sano que perdones. Lo que hará esto es que parte de tu dolor sea negado. Me refiero a la emoción interior de perdón que emana de tu corazón cuando estás preparada. Es un perdón interior, no un perdón exterior.

Empecemos por el principio: ¿qué es el perdón?

El perdón es la liberación del dolor y rencor, y la necesidad de revancha o justicia contra la persona que sentiste que te hirió, en este caso el padre (para perdonar a tu padre). Cuando esto sucede se libera una gran tensión y el dolor y sufrimiento son sustituidos por el amor y la compasión.

Perdonar es liberarte del anzuelo que te mantiene anclada a una época del pasado en la que pasó algo que te hirió profundamente, de manera que puedes continuar avanzando en tu vida.

En punto principal que quiero que entiendas es este: NO puedes forzar el perdón a tu padre. No importa cuánto estés anhelando perdonar, no puedes forzarlo. Haciendo el trabajo necesario, el perdón llega.

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso

Es natural querer perdonar a tu padre, y quieres perdonar por 2 razones:

1) Quieres sentirte bien, quieres deshacerte del dolor, rencor, incluso odio que arrastras a cuestas en tu vida, por ves cómo te daña, sientes lo que te perjudica y te hace profundamente infeliz. Quieres deshacerte de todo eso y sentirte bien.

2) Piensas que tu deber es perdonar y el no conseguirlo te hace sentir mal, te hace pensar que eres una “mala persona” porque no eres capaz de perdonar a tu padre. Te cuesta estar en un estado de no-perdonar y no sentirte mal contigo mismo al mismo tiempo.

Te recomiendo el artículo Cómo me relaciono con mi padre si mi herida se abre cada vez si quiere seguir ahondando en esto.

El primer paso para poder perdonar a tu padre es perdonarte a ti mismo.

Y como consecuencia natural, podrás perdonar a otros. Nos cuesta perdonarnos a nosotros mismos porque:

1) No nos damos cuenta de cómo nos habíamos abandonado y dejado tratar por otros, todo lo que hemos “consentido” que nos hagan.

Somos capaces de reconocer esto cuando dejamos el papel de víctima en el “las cosas me pasan sin que yo pueda hacer nada”, y nos subimos a nuestra propia responsabilidad en la que nos hacemos cargo de nosotros mismos.

Solo cuando haces este movimiento interno es cuando te sitúas en disposición de poder perdonarte a ti mismo por haberte abandonado y haber permitido que te hicieran lo que te hicieron (IMPORTANTE, no hablo de culpa, hablo de responsabilidad).

2) No nos gusta sentirnos mal, y el no perdonar no hace sentirnos mal.

Las emociones “negativas” no se pueden suprimir. Son un reflejo de una de nuestras percepciones, de eso te informan. Para cambiar una emoción negativa, necesitamos cambiar nuestra percepción sobre eso que nos genera la emoción negativa.

Tengo que alertare de algo, hay un falso perdón que no es un verdadero perdón. El falso perdón viene por la necesidad de poder sentirte bien contigo mismo y te hace “obligarte” a perdonar con el fin de poder avanzar en tu vida. Este perdón “forzado” lo que hace es suprimir un aspecto de ti, rechazarlo.

La consecuencia es que, como dijo Carla Jung, padre de la escuela de psicología analítica, “lo que no haces consciente se manifiesta en tu vida como destino”, es decir, tendrás en tu vida multitud de personas y situaciones que te reflejen esa situación/dolor rechazado dentro de ti.

Perdonar al padre no es olvidar.

No puedes olvidar aquello que más dolor te ha causado en tu vida. Sin embargo, podrás sentir gratitud por ello. Quédate hasta el final si quieres entender cómo.

Así, la clave para perdonar es cambiar tu percepción sobre eso que no puedes perdonar. En EL vídeo te cuento cómo me perdoné yo a mí misma por dejarme ser sometida por mi padre y su mujer (entendiendo que era muy joven para defenderme), y cómo perdoné a mi padre viéndolo como un ser humano con miedos, con una infancia dura y perdido, que no sabía bien cómo hacer las cosas.

3) Cuando sientas la necesidad de perdonar porque sientes mucho dolor: olvídate del perdón y céntrate en sanar tu dolor. El verdadero perdón se produce como una consecuencia de mirar a todo tu dolor y reunir la valentía de atravesarlo. El perdón es una consecuencia natural de sanar.

4) Tienes que dejar de resistirte a estar donde estás.

Sé que sentir dolor, rechazo y abandono es lo último que quieres sentir, pero si es lo que tu corazón siente, necesitas aceptar lo que siente tu corazón para poder atravesar y digerir todo eso. Atravesar todo el abandono, todo el abuso, toda la negligencia, todo el mal trato, todo el rechazo… todo ese dolor agónico que portas en el sótano de tus emociones y que ya no puedes seguir sosteniendo porque duele demasiado.

Y con atravesarlo me refiero a sentirlo. Nos da pánico sentir todo esto, de hecho, ahí están nuestras peores pesadillas. Pero ya te digo que nadie se muere de atravesar todo su dolor acumulado, al contrario de lo que puedas esperar, te volverás más valiente y fuerte. Aceptar el dolor que hay dentro tuya para sentirlo.

Aceptar no es conformarte, es mirar la realidad sin autoengaños, sin mentirte. Mientras lo rechaces, no podrás, y mientras no sanes no podrás no podrás perdonar de corazón.

Una vez atravesado tu más profundo dolor de abandono y rechazo. Empieza a preguntarte cuál es tu parte de implicación en todo lo que viviste. ¿Te mantuviste dentro de una relación tóxica? ¿Seguías aguantando en una situación abusiva e injusta para ti?

Hablar de mi ejemplo. Sí, sé que tendrás miles de justificaciones, tu Monkey Mind (tu auto-saboteador interno) comenzará a soltar sus excusas y justificaciones. A menos que fueras un niño menor de 10, 11 años, que entonces sí eras víctima, tú ya podías empezar a tomar pequeñas acciones.

Así que observa lo que podrías haber hecho en su lugar, y mírate como si fueras tu abuelita, con ojos de amor y compasión. Pídete perdón por no haberte rescatado de ahí y haberte abandonado. Nota cuánto sientes que hayas tenido que pasar por todo eso y pídete perdón (en ningún caso sientas culpa, solo compasión).

5) El perdón al padre sucede de forma natural después de estos 2 pasos.

Después tienes que cambiar tu percepción sobre los eventos más dañinos que te mantienen esa la situación de sufrimiento. Nadie podrá decirte cuál esa nueva perspectiva, tendrás que encontrarla tú, y la tendrás conforme avances en tu camino de sanación. Será un momento eureka.

En el vídeo te cuento mi cambio de percepción sobre el abandono de mi padre y su mal trato, y mi comprensión de que él era un hombre asustado y con dependencia emocional a su pareja.

Después de ver todos los aprendizajes que mi experiencia de abandono, fui capaz de sentir gratitud por todo lo que había vivido, porque sin eso no sería la persona que hoy soy. Vivir todo eso me llevó a encontrar el propósito de mi vida, y a trabajar para ayudar a personas que pasan por la situación que yo pasé. Por esta razón me siento profundamente agradecida.

6) Sentir compasión y empatía por él.

Este paso solo puede darse después de haber vivido los demás, nunca antes. Yo sentí compasión y empatía por mi padre al reconocerlo como un hombre asustado y perdido, agarrado a una relación de dependencia emocional, y al reconocerlo como que actuaba basado en su miedo más profundo: quedarse solo.

Su miedo lo controlaba, su mujer no me aceptaba, y él no tenía el nivel de conciencia suficiente como para darse cuenta de que actuaba sometido por su miedo, además de estar siendo manipulado por su pareja. Para sentir empatía y compasión tienes que mirar qué tiene que ver su dolor contigo, qué de su dolor te resuena en ti.

7) Agradecer y valorar lo que te dio.

Esto no puede ser forzado al perdonar a tu padre, solo puede darse después de pasar por todo el proceso anterior. NUNCA debe de hacerse antes de tiempo. Igualmente, este paso ocurre de manera natural como consecuencia de vivir el proceso de perdón al padre.

8) Para comenzar a caminar hacia el perdón a tu padre puedes hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿Qué temo que pasaría si perdonara a mi padre?
  • ¿O si me perdono a mí misma por mi rol es esta situación?

Habitualmente sucede que perderíamos nuestro papel de víctima, que nos mantiene en una posición “segura” y “reconocida” dentro de la sociedad. Por ejemplo: si lo perdono, volverá a hacerme daño; si lo perdono puedo quedar expuesta de nuevo; si lo perdono no pagará por lo que debe pagar…

Si avanzas en tu camino de sanación y tan solo pones un pie delante del otro, es inevitable que el perdón hacia la persona ocurra dentro de ti.

Ejercicio adicional de perdón al padre:

Escribe en tu diario emocional.

  • ¿Qué necesito para dejar marchar/perdonar esta situación?
  • ¿Qué puedo hacer con lo que tengo, desde lo que yo soy?

Conforme avances en tu proceso de sanación, te darás cuenta que tan solo somos víctimas de víctimas. Y no puedes forzar el perdón, porque no puedes forzar la sanación.

Si te ha gustado, ¡compártelo y deja tus comentarios! Los leo todos ;).

Aquí puedes descargarte la Guía con las 10 acciones concretas y probadas para superar tu dolor con tu padre.

Si te interesa tu crecimiento personal, sientes que ya estás preparad@ y deseas sanar tu dolor con tu padre, conocerte más a ti mism@ aumentar tu autoestima, aprender a valorarte a ti mim@ y en definitiva ser feliz, te invito a echar un vistazo a mi curso Supera tu dolor con tu padre.

¿Aún no formas parte de nuestro grupo de Facebook? Pues no sabes la pedazo comunidad de personas en nuestra misma situación de dolor por el padre ausente y heridas de abandono y rechazo, que tenemos. Aquí nos ayudamos y nos damos apoyo unos a otros, y yo respondo a todas vuestras preguntas.

Ámate Siempre,

 

Maria del Mar Mediterraneo

 


​¿Quieres sanar tu herida ​del padre ausente?

Apúntate y recibe mi GUÍA ​con mis 10 acciones concretas y probadas:

 

¡Comparte en las redes sociales para que más gente se pueda beneficiar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookies de este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sito.

Cerrar