Sobrevivir al padre ausente, Claves para la recuperación, María del Mar mediterráneo

 

Nunca antes había escuchado las palabras “padre ausente”, ni mucho menos había pensado en que yo pudiera padecer algo parecido.

En mi adolescencia y primera juventud, yo estaba demasiado centrada en mis estudios por un lado, en poder acceder a la carrera que yo quería, y en mis amigas por otro; me había costado mucho encajar en un grupo de amigas en el instituto y por fin empezaba a descubrir lo que era tener amigas y salir de fiesta.

Esas dos facetas tan importantes por aquel entonces, encubrían muy bien al padre ausente. Los findes de alcohol y fiesta hacían muy bien su papel de mantenerme bien sedada ante cualquier atisbo de dolor, de ausencia, de soledad. Los atracones compulsivos de comida también ayudaban.

No me permitía pensar, sencillamente disfrutaba de la música, la gente, las borracheras… Mi padre no sabía nada de esto claro. Tampoco preguntó nunca.

Esto se repetía cada fin de semana. He de confesar que cuando me recogía el domingo por la mañana e iba en el coche a mi casa (casa de mi madre), estaba deseando que volviera a ser sábado para salir otra vez de fiesta. También es verdad que siempre esperaba a que se me pasara el ciego, tenía bastante conciencia con el tema coche-alcohol. Nunca conduzcas bebida.

No fue hasta que empecé con crisis de ansiedad y ataques de pánico, que empecé a comprender que había algo dentro de mí que tenía que atender, que mi cuerpo me estaba diciendo algo ¡a gritos!

Pero no entendía nada. Bajo mi perspectiva, esa ansiedad y pánico en mí no eran coherentes, yo siempre había sido una chica muy tranquila, serena… happy de la vida.

Y un buen día conecté. Conecté con esa demanda interior que reclamaba mi atención, que me necesitaba, que necesitaba ser atendida. Se trataba de la herida del padre ausente.

 

¿Qué es el padre ausente y cómo nos afecta?

El padre ausente es aquél que no está para sus hijos tanto física, como emocionalmente (una es ambas).

En el plano emocional, el padre es la figura de seguridad y apoyo para los hijos, de soporte, de estabilidad, tranquilidad y coherencia. La ausencia de esta figura, da personas inseguras, con baja autoestima y baja autoconfianza.

padres ausente, baja autoestima

La psicoterapeuta estadounidense Susan Anderson especialista en abandono, afirma que el abandono generado es “una pérdida de amor en sí misma, una pérdida crucial de satisfacción de necesidades”.

Los efectos más importantes que nos deja el padre ausente son:

  1. Nos sentimos poco o nada valoradas, ya que nuestro inconsciente entiende que, si nuestro propio padre, nuestra figura de autoridad y seguridad no nos presta atención, inconscientemente sentimos que no valemos.
  2. Nos sentimos poco o nada valiosas, debido a que si nuestro padre no pasa tiempo con nosotras ni comparte momentos con nosotras, inconscientemente sentimos que no somos una persona con la que merezca la pena estar.
  3. Sentimos que no merecemos, y esto se debe a que, como todas nuestras necesidades como hijas (atención, cariño, amor, tiempo, escucha, validación, etc.) no son atendidas, inconscientemente entendemos que lo que en realidad sucede es que no lo merecemos.

<<Si mi padre no me provee de todo esto, es que no lo merezco>>, entiende el cerebro de una muchacha tierna. Y se fija en su sistema de creencias… Jodido. Lo peor es que esto se generaliza y actúas como si no merecieras lo bueno de la vida. Dramón.

  1. Y lo más doloroso de todo, si cabe, nos sentimos no amadas. Cuando sumas el punto 1 + 2 + 3, esto es = a no amor. Sientes que tu padre no te quiere, que no le importas o que hay otras cosas que le importan más que tú, y esto tiene consecuencias nefastas en tu vida. La herida del padre ausente se abre.

El dolor es similar al de la carne viva abriéndose lentamente mientras estás consciente.

Pero, ¿afectan igual el abandono paterno real y el abandono simbólico o padre ausente?

Como consecuencia, hay mujeres que se vuelven dependientes de relaciones tóxicas, otras caen en las drogas o en el alcohol, otras van de van de cama en cama con el primero que les brinda un poco de lo que parece cariño y atención, otras se auto infringen daño o castigo comiendo mucho o no comiendo nada, o auto-saboteándose, caen en depresión o comienzan con ansiedad crónica…

Ya ves, todo un arcoíris de trastornos causados por el trauma de padre ausente.

Yo estuve allí, y salí viva y airosa. Pasé por todas las fases y te aseguro que hoy soy una mujer más fuerte, más segura, más consciente, activa y coherente, y con más recursos que nunca. Al final doy las gracias y todo… xD

Es posible que ya hayas lidiado en otras plazas, o hayas tenido que salir de otros pozos. Entonces sabrás, que una vez superas ese gran reto, adquieres un nuevo prisma de la vida, eres una persona diferente, una versión de ti mejorada.

 

El padre ausente: LA SECUELA I

Tener un padre ausente produce muchas secuelas, pero hay una que probablemente gane entre todas ellas, una que sea la reina de las secuelas: el abandono.

Cunado nuestro padre está ausente, nos sentimos abandonadas, sentimos que la persona que naturalmente tenía que hacer de figura de autoridad, seguridad, soporte y apoyo, sencillamente no está, y eso nos hace sentir desprotegidas, a la intemperie, vulnerables, abandonadas…

niña con apego a su padre

El abandono es un miedo primario, un miedo básico que activa nuestros mecanismos instintivos de supervivencia, haciéndonos pasar por un calvario de estados emocionales que con frecuencia no comprendemos.

Este miedo primario activa nuestra respuesta de lucha-huida, en la que nuestro cerebro interpreta que nuestra vida corre peligro, y desencadena una serie de cambios fisiológicos en nuestro cuerpo que lo preparan para luchar ante una amenaza inminente, o por el contrario huir (como la presencia de un león). Lo prepara para la pura supervivencia.

Como no hay una amenaza inminentemente real, lo que recibimos en un primer momento de esta respuesta automatizada del organismo, es un gran sufrimiento que puede derivar en algún tipo de los trastornos mencionados (u otros) como se sostenga en el tiempo.

El doctor en neuroendocrinología y profesor de la Universidad de Stanford, Robert Sapolsky, explica los cambios que se producen en el apetito cuando vivimos una reacción de lucha-huida.

Cuando tomamos conciencia de nuestra situación de abandono paterno a causa del trauma del padre ausente, la respuesta de lucha-huida se activa como mecanismo de supervivencia.

Esto supone la liberación de numerosas hormonas relacionadas con el estrés en nuestro cerebro.

A un lado del ring tenemos al factor de liberación de la corticotropina (CRF) y la hormona adenocorticotropa (ACTH), que inhiben tu apetito y otros procesos digestivos. Tus glándulas salivales dejan de funcionar y tu estómago entra en modo latente.

Así, toda tu energía queda disponible para tus músculos y para que puedas afrontar la situación de “emergencia” que estás afrontando y luches o salgas pitando, y así, no se emplee en procesos que no son estrictamente necesarios en esa situación que el cerebro interpreta como “extrema”. <<Necesitas de toda tu energía para sobrevivir>>, dice tu cerebro, y se prepara para ello.

Aquí es cuando pasan días sin que te apetezca comer nada.

¡Qué bonico!, si esto sirviera realmente de algo…

Al otro lado del ring encontramos a los glucocorticoides, otro grupo de hormonas del estrés que se encargan de aumentar tu apetito para reponer tus niveles de energía gastada en tu respuesta de lucha-huida y acumular más para futuras situaciones de supervivencia.

Aquí es cuando vienen los atracones.

[Nota: los estudios del Dr. Sapolsky están realizados sobre ratas y  se extrapolan a humanos].

 

El padre ausente: LA SECUELA II

Si te gustó la primera secuela del abandono, te presento la segunda secuela que no te podrás perder del padre ausente: el apego.

El apego a los padres (o personas que nos crían) en la infancia es normal, sano y necesario. Como niños, tenemos multitud de necesidades que no somos capaces de cubrir por nosotros mismos y necesitamos que otros, nuestros padres, las cubran. Los niños son personitas dependientes (en muuchos sentidos).

chica afectada con a bandono paterno

 

Si en tu infancia, alguna de esas necesidades no fue atendida y viviste algún acontecimiento que te marcó, los problemas con el apego están servidos (lo recuerdes o no), viéndose esa necesidad de apego desatendida, ¡voila!, se activan tus miedos primarios. En nuestro caso, el abandono.

No tuvo por qué ser un abandono real, por ejemplo: si un día tu papá o tu mamá llegaron más tarde de lo habitual a recogerte del colegio, todos los niños de tu clase ya se habían ido, y te quedaste tú solo esperando, interpretaste esta situación como un abandono cuando en realidad no lo fue, y sentiste miedo (insisto, puede que ni lo recuerdes).

Esta experiencia quedó bien atada sinápticamente en tu cerebro como experiencia traumática de abandono.

Tu cerebro, tierno como un higo, registra ese acontecimiento formando una serie de conexiones neuronales, como algo peligroso de lo que hay que protegerse, ya que tu vida puede correr mucho peligro.

De este modo, una vez en la edad adulta, cualquier evento que te recuerde a esa experiencia de la infancia puede activar esa herida (consciente o inconsciente), activando a su vez el miedo primario de abandono, y el drama está servido.

Entramos en bloqueos, en reacciones de miedo o actitudes reactivas-defensivas… Todo esto está muy bien automatizado en tu cerebro, perfecto para que no te des ni cuenta.

Y así es como cada vez que alguien, voluntaria o involuntariamente toca tu herida del padre ausente, sin entender muy bien cómo ni porqué, entras en crisis o estallas como un volcán en erupción.

Bien… ahora que entendemos mejor algunas cosas, vayamos al grano.

¿Cómo sobreviví al trauma del padre ausente? Te lo resumo encantada.

 

Las 12 claves con las que sobreviví al padre ausente

sobreviví al padre ausente

Las siguientes claves que te enumero, las empleé en la primera fase de conciencia del padre ausente, es decir, en la fase de darme cuenta de que, lo que realmente me pasaba era que tenía un trauma de padre ausente, de abandono paterno.

 

Con ellas, puede restaurar la concepción de mí misma y me condujeron a un modo de estar en la vida que me permite disfrutar, valga la redundancia, de una mejor vida llena de amor.

Así mismo, he de advertir que estas claves no posibilitan la disminución de la intensidad del dolor que hay que atravesar para salir del pozo.

El dolor es una condición necesaria, el sufrimiento no. El sufrimiento es dolor perpetuado en el tiempo.

  1. Aprendí a anclarme al aquí y ahora. Cuando la mente se va a los recuerdos pasados, con frecuencia nos invade el sufrimiento, pero cuando se va al futuro tratando de imaginar un <<cómo sería si hubiera sido así…>> o <<cómo sería si hubiera pasado esto…>>, también sufrimos. La meditación fue la práctica que sacó de esa ciénaga de la mente.
  2. Reconocí mi vulnerabilidad, mi naturaleza humana y mi derecho a sentirme abandonada y dolida, de no tener que hacerme la fuerte ante nadie, de no tener que hacerme cargo de nadie más que de mí. Reconocí que soy una superviviente.
  3. Reconocí y validé yo misma mis sentimientos, mi dolor por la ausencia de mi padre y dejé que se expresaran, los escuché, los dejé fluir. Está bien que te desahogues con tus amigas o tu pareja, pero quien no ha pasado por este trance, no entiende la intensidad y profundidad de tus heridas. Reconoce que tus heridas están ahí, acéptalas, déjalas fluir y hónralas.
  4. Me hice responsable de mi herida. Reconocí que mi herida de padre ausente, de abandono, es mía, la porto yo, y por lo tanto, yo y sólo yo soy la responsable de ella. Responsable de atenderla.
  5. Rompí el silencio. La ausencia de mi padre y mi sentimiento de abandono habían sido siempre un tema tabú para mí, supongo que por lo doloroso de la situación. Empecé por mi pareja, contándole todas las situaciones traumáticas que viví, y hoy día sigo ampliando el círculo con el fin de superar al 100% mi trauma.
  6. Aprendí a transformar el sufrimiento en crecimiento. A través de una intensa introspección y voluntad de comprender y sanar, conseguí superar mi trauma de padre ausente y desarrollé nuevas habilidades humanas, como la compasión, la comprensión, el perdón, y el respeto y la ayuda a otros.
  7. Detecté mis heridas de la infancia que se abrieron al tomar conciencia de mi trauma del padre ausente, las reconocí, las honré, las atendí y las sané. El dolor del abandono reabre heridas y traumas tempranos de nuestro niño interior.
  8. Me hice cargo de mí misma, responsable de mi vida y mi felicidad. Dejé de esperar que otros se hicieran cargo de mis necesidades y pasé a hacerlo yo misma. Empecé a escucharme y a atenderme, a darme lo que yo necesito sin reclamar a los demás.
  9. Entendí que los sentimientos de dolor, abandono y angustia son necesarios, porque nos señalan dónde hay que mirar, y que son temporales. Cuando aprendamos las lecciones que nos traen, se marcharán.
  10. Entendí que la desesperación y desesperanza son emociones pasajeras, y que siempre hay solución para todo.
  11. Me di cuenta de que yo y solo yo tenía la llave para abrir la puerta de sanación de mi trauma de padre ausente, lo difícil está en encontrarla.
  12. Finalmente entendí que yo tengo el poder de sanarme, y que todo empieza por una decisión.

Así que… el abandono paterno, ¿es una desgracia o un regalo?

 Conclusión

Tú tienes el poder de escucharte y atenderte, de hacerte responsable de ti y de tu dolor, y de darte lo que necesitas. De permitirte tus tiempos y tus espacios, de hacer una pausa en la vida, de reflexionar y redirigirla, de un nuevo comiendo, de un nuevo tú.

Tú tienes el poder de sanar la herida de tu padre ausente. Toma la decisión de reconocer tu dolor y tus sentimientos, de escucharlos y dejarlos que se expresen, de hacerte cargo de ellos y suplir sus necesidades.

Déjate sentir, no ignores más lo que tu cuerpo y tu alma te reclaman, escucha, sé compasiva, contigo primero, y con los demás después.

Y recuerda, tú eres una mujer valiosa, tú eres una mujer merecedora, tú eres digna de ser amada. Elige construir tu fortaleza interior.

P.D.: construir tu fortaleza interior pasa por el conocimiento profundo de tus heridas y de tu dolor.

Si te ha gustado, ¡comparte o deja tus comentarios! Los leo todos 🙂

 

Si te interesa, aquí puedes adquirir la Guía del Reto de meditación para curar las heridas paternas (y del alma) para ver qué vamos a trabajar cada semana del reto.

Y si quieres curar tus heridas paternas (de ausencia emocional, abandono o fallecimiento) de una vez por todas para dejar de sufrir y empezar a construir relaciones sanas y auténticas, y para alcanzar la paz y el equilibrio que necesitas en tu vida, te invito a unirte a mí y al grupo de mujeres conscientes de sus heridas que ya trabajan para curarlas en mi Programa de Mentoring para Sanar las Heridas Paternas.

Al reservar aquí tu Sesión Gratuita de Descubrimiento tendrás acceso GRATIS a mi grupo privado de Facebook donde subo vídeos enseñando a trabajar las heridas paternas y respondo preguntas para ayudarte a curar y superar tus heridas emocionales paternas.

Si deseas llegar a tu felicidad, tranquilidad y equilibrio interior, superando tu dolor con tu padre y empezar a tener una relación saneada basada en el amor y el compartir con tu pareja, te invito a unirte a al grupo de personas conscientes que ya trabajan a su favor en mi Programa de mentoring y coaching para Sanar tu dolor con tu padre, el cual transformará tus relaciones y tu vida.

Únete aquí a mi grupo de Facebook con mariavillosas personas de todo el mundo donde compartimos historias que en definitiva, tenemos común, para apoyarte y ayudarte en tu proceso de superación.

Ámate,

Maria del Mar Mediterraneo

 


​¿Sientes ​que tu padre ​te pone en último lugar?

Apúntate y recibe mi GUÍA para ​superar el no-amor de tu padre:

 

¡Comparte en las redes sociales para que más gente se pueda beneficiar!

58 comentarios de “CÓMO SOBREVIVÍ AL PADRE AUSENTE: 12 CLAVES PARA LA RECUPERACIÓN

  1. Rocio dice:

    Has ofrecido una definición clara y completa sobre este asunto. Las claves para superarlo me parecen muy constructivas.

  2. Jess dice:

    Me ha gustado su artículo… justamente pasé por una situación de padre ausente desde antes de mi nacimiento .. aunque he compartido esporádicamente con él.. siempre ha sido ausente…
    Asistí a una terapia por causa de una relación amorosa tóxica y ahí me hicieron tomar conciencia de mi realidad de padre ausente que nunca creí afectara mis relaciones interpersonales … y ha sido un abrir de ojos …
    gracias por sus consejos

    • María del Mar Mediterráneo dice:

      Gracias por tu comentario Jess, me hace muy feliz que el artículo te haya inspirado. Escribo sobre lo que para muchas de nosotras ha sido un tabú durante demasiado tiempo, y llegó la hora de romper el silencio. Te deseo lo mejor!

  3. Federico dice:

    Soy hombre y no sabes lo identificado que me sentí con todo lo que escribiste de principio a fin. Nunca me sentí tan comprendido como ahora leyendo todo lo que escribiste. Soy una persona a la que le cuesta tanto formar una amistad con hombres porque todo el tiempo pienso que si me hablan o si me quieren es todo fingido, nada es real porque no es posible que un hombre me quiera, no puedo entender que un hombre me quiera. Más crezco y más difícil se me hace esto y estropeó amistades por mis propias inseguridades, buscando en internet encontré este artículo y y me hizo muy bien, de todas formas, pienso comenzar ir a terapia porque a veces pienso que esto es hasta más fuerte que yo. Gracias, Maria por lo que escribiste y por hacerme sentir que no esto solo

    • María del Mar Mediterráneo dice:

      Hola Federico.
      En primer lugar, muchas gracias por abrirte y compartir tu experiencia, es de mucho valor para la comunidad porque entre todos aportamos y nos apoyamos.
      En segundo lugar, enhorabuena porque eres consciente de todo lo que te sucede, incluso de que hay asuntos dentro de ti que «estropean tus amistades», como tú mismo indicas.
      Este asunto se hace más relevante con la pareja, porque esperamos que el otro cubra nuestras necesidades y anhelos más profundos, y como esto no pasa, comienza el conflicto.
      Para mí es muy gratificante ver que con mi experiencia personal puedo ayudar a otras personas, aunque solo sea haciendo que dejen de sentirse solas, porque yo misma me he sentido muy sola en mi viaje de superación.
      Me parece muy buena idea empezar una terapia, si así tú lo sientes.
      Si te puedo ayudar en cualquier asunto, ya sabes donde encontrarme.
      Te dejo este artículo por si puede ayudarte: http://mariadelmarmediterraneo.com/5-carencias-afectivas-y-su-impacto-en-la-pareja/
      Ámate.

      • Mauro dice:

        Maria del Mar…Dios te colme de Bendiciones…Soy Mauricio Caceres y vengo estudiando todo lo que he vivido para lograr sanar tanto como para poder sostener relaciones sin pensar en mas nada que Vivir….de eso se trata de continuar el camino tomando estos valiosos recursos que llegan para continuar aportando a dar Luz en medio de tanta soledad, miedo, tristeza, Dolor, Angustia y un sin numero de fantasmas que nos persiguen en medio de esta busquedad…podrias incluir nuestro genero en tu contenido….como seres humanos necesitamos de estas ayudas para reprogramar lo que puede mejorar para deicidir en todo momento ser felices sin distracciones pasadas ni futuras….

        • María del Mar Mediterráneo dice:

          Muchas gracias Mauricio por compartir tu experiencia. Efectivamente, sentir, conectar con la emoción y dejarse habitar en ella, dejarse traspasar por todo eso y ver que no mata, que la emoción digerida en transforma en personas más sabias, es la clave para la superación de las heridas emocionales. Tomo en consideración tu propuesta de incluir al género masculino en mi trabajo.
          Te deseo lo mejor Mauricio.

  4. carolina dice:

    Gracias por este articulo….me siento acogida con tus palabras….tuve un padre ausente…de esos que están pero no aportan emocionalmente nada y ahora tengo un hijo de 9 años que con suerte ve a su padre 1 vez al año y no tiene vinculo emocional con él. En estas fechas que todos celebran al padre, me doy cuenta por tu articulo que yo estoy peor que mi hijo….pensaba que mi tristeza era debido a que mi hijo no ve a su padre, sin embargo, al analizar lo leído hoy, me doy cuenta que soy yo quien mas sufre por no sanar esa herida que tengo con mi padre…sin duda me hizo muy bien leerte….mil gracias

    • María del Mar Mediterráneo dice:

      Hola Carolina, muchas gracias por compartir tu opinión. Me hace muy feliz que te haya ayudado mi artículo, ese es mi propósito y lo comparto desde el corazón, y hablando siempre desde la experiencia propia. Es súper reveladora la toma de conciencia que has hecho acerca de tu tristeza, el darte cuenta de dónde viene realmente, ya que es el primer paso para la curación de tus heridas. Si puedo darte un consejo, siéntate un rato a hablar con tu tristeza, al menos una vez por semana, para ESCUCHAR lo que necesita decirte, lo que necesita expresar. Un abrazo Carolina, y mis mejores deseos. Si puedo ayudarte en cualquier cosa no dudes en contactarme a través de mi email (soyyo@mariadelmarmediterraneo.com).

  5. maria dice:

    hola mi pareja sufrio el abandono de ambos padres, quisiera saber como ayudarlo a superarlo ya q lo sufre todos los dias

    • María del Mar Mediterráneo dice:

      Hola María:
      Me das poca información para ayudarte más a fondo, pero sí puede decirte que, como pareja de una persona que sufrió de abandono, para tu pareja es fundamental tu apoyo, y puedes ayudarle de la siguiente manera:
      – Escuchándolo cuando lo necesite
      – Que sienta que puede confiar completamente en ti
      – Sintiéndose querido, atendido y amado por ti
      – Teniendo mucha paciencia y comprensión hacia él
      – Haciéndole sentir que es valioso, que vale mucho, que puede conseguir aquello que se proponga

      No obstante, es muy importante que tú no cedas a sus chantajes emocionales, y me explico. Si alguna vez trata de hacerte sentir culpable o responsable porque él se siente mal, abandonado, no querido, no amado, o se vuelve muy celoso de repente… y tú no entiendes bien a qué vino ese berrinche, esas palabras fuera de tono, NO ES POR TI, son sus heridas aflorando.
      Es muy importante que no entres al juego y le des el espacio que necesita para que él mismo pueda sentir y encarar su dolor. Es la única manera de trascender el dolor y sanar esas heridas.
      Podéis descargaros mi mini ebook sobre las acciones que yo apliqué para Sanar mis heridas paternas, que encuentras en mi web.
      Y puedes invitarle, si así lo sientes, a mi Reto Meditación 21 días para Sanar tus heridas paternas: https://www.facebook.com/groups/649960148670180/?ref=bookmarks
      Que estés bien María.
      Ámate siempre.

  6. Laura Garzón dice:

    Que buen artículo. Después de muchos años por fin he logrado reconocer que sufro del padre ausente, soy consciente de ello y quiero sanar pero no sé cómo, tengo mucha angustia de no hacer nada y quedarme ahí por siempre.

    • María del Mar Mediterráneo dice:

      Hola Laura:
      Me alegro mucho que hayas tomado consciencia, por que es el primer paso en tu camino de sanación de tus heridas, el darte cuenta de dónde viene lo que te está pasando.
      Si piensas que puede ser de tu utilidad, en mi web puedes descargarte mi mini ebook sobre las 10 acciones que yo aprendí y apliqué para sanar mis heridas paternas.
      Y si te apetece, te invito a apuntarte a mi Reto Meditación 21 días para Sanar tus heridas paternas, que estoy impartiendo en mi grupo de Facebook: https://www.facebook.com/groups/649960148670180/?ref=bookmarks
      Si piensas que puedo ayudarte en algo más, no dudes en escribirme.
      Gracias y te deseo lo mejor.

  7. Leonidas dice:

    Soy hombre, yo supere esto, o creo que lo supere…..Valorando lo poco que me dio, entendiendo que hay casos peores, entendiendo las razones psicologicas, y contextuales que lo llevaron a avandonarme, viendolo a el como un ser humano, una animal racional con impulsos primitivos, con mecanismos ya predeterminados, que se puede traumar o afectar gravemente, que alguna vez fue niño y adolescente y no tuvo la crianza que queria. Aceptando sus defectos, sus traumas, su forma de ser, como una consecuencia en «modo automatico» de su condicion biologica y psicologica. Viendo mi potencial, y lo subjetivo e innecesario que es apegarse a otra persona mas que a uno mismo, termino abriendome los ojos. Recomiendo las peliculas «Interestellar» y «El Arbol de la vida» estas fueron llaves que abrieron percepciones de la existencia, de los sucesos traumatizantes, que me permitieron independizarme emocionalmente de mi padre. Mi padre era un golpeador, un hombre violento, frio, torpe emocionalmente, que me dio una infancia aveces aterradora. Pero todo cambio cuando me entere como fue su infancia, esta fue mucho, mucho, MUCHO, peor que la mia.

    • María del Mar Mediterráneo dice:

      Hola Leonidas.
      Muchas gracias por compartir tu experiencia, aporta mucho a esta comunidad que trata de vivir los dolores paternos con la finalidad de transformar nuestras vulnerabilidades en fortalezas, por medio de la comprensión y aceptación, la compasión sana y el perdón interior.

      Apunto tus películas para verlas, me gusta el cine de sentido profundo. Gracias.

      Si te sientes llamado a ello, te invito a participar en mi Reto de Meditación 21 días para Sanar las herdias paternas. Puedes apuntarte en el formulario de suscripción de mi web, o en mi grupo de Facebook: https://www.facebook.com/groups/649960148670180/

  8. Cindy dice:

    Hola me siento mucho mejor después de leer este artículo, siempre he sentido qué hay algo mal en mí creyendo que todo lo malo que sucede es mi responsabilidad hasta que hoy dije creo que se lo que me tiene mal investigue y descubrí que toda mi confusión se debe a mi padre ausente, agradezco mucho que hayas compartido tu experiencia y tienes razón al decir que es un tema tabú porque la verdad no lo he compartido con nadie. Se que salir del pozo depende de mi, y siempre he tratado de evadir estos sentimientos pero hay que dejarlos fluir para dejarlos atrás.

    • María del Mar Mediterráneo dice:

      Hola Cindy, gracias por dejar tu comentario. Es cierto lo que escribes. Somos muchísimas mujeres las que no hemos sido consciente de los problemas emocionales que tenemos y hemos tenido a lo largo de nuestra vida cuyo origen está (entre otros factores) en el padre ausente. Me alego que te haya ayudado el artículo, esa es mi intención con mi blog. Si puedo ayudarte en algo más no dudes en contactarme. Te invito a mi grupo de Facebook si quieres profundizar en la curadión de las heridas paternas: https://bit.ly/2u1j2uW
      Ámate siempre Cindy, es un salvavidas asegurado.

  9. Yohana dice:

    Gracias por esto! Hoy en terapia despues de mucha angustia, ansiedad y dolor pude identificar que viene por aca la causa. Me siento totalmente identificada y leerte me hace saber q no estoy sola, q no hay algo malo en mi o q soy rara, q es algo q le pasa a mucha gente y q el primer paso es hablarlo y reconocerlo para trabajarlo y sanarlo. Me deja tranquila y me entusiasma saber q se puede superar, q depende de mi sanar estas heridas perdonando para vivir mas tranquila y feliz

    • María del Mar Mediterráneo dice:

      Hola Yohana. Me alegra mucho que dejes de sentirte sola al identificarte y descubrir que es un problema habitual en muchas mujeres, más de las que pensamos. Mucho ánimo y si quieres contar con mi apoyo no dudes en contactarme a través de mi página web, como las sesiones gratuitas de descubrimiento. Te felicito por tu toma de responsabilidad en la sanación de tus heridas, es uno de los pasos más importantes. Si deseas unirte a nuestra comunidad de mujeres con heridas paternas, te invito a que entres a nuestro grupo de facebook: https://bit.ly/2u1j2uW

  10. Vanessa dice:

    Hola muchas gracias por este articulo, lo leí en el momento justo. Las claves que das de como lo superaste y como tomas el dolor para ser más fuerte y más consciente me sirvieron mucho. Tuve una situación un poco más complicada pero el echo de que ayudes a los demás con tu historia es algo que me inspira y le da otro punto de vista a la vida. No es solo quejarse porque tuvimos mala suerte y nos tocó una vida más complicada sino ver que hacer con eso y como lo puedo usar a mi favor. Gracias!

    • María del Mar Mediterráneo dice:

      Hola Vanessa, me alegro mucho que te haya ayudado.
      Tomar el dolor para ser más fuerte comienza cuando has aceptado y empezado a digerir la realidad de lo que te sucede, cuando se deja de poner excusas o de mirar a otro lado para darte cuenta de que cada uno tiene el poder de tomar las riendas de su vida y HACERSE CARGO de sí mismo. Ahí empieza a transformarse el dolor en fuerza.
      Imagínate, así de grande sea tu dolor, igual de grande es tu fuerza. Ves la fuerza de la que dispones?
      La clave es saber transformarlo, hacer de la adversidad, una oportunidad.
      Te deseo lo mejor Vanessa.

  11. Carolina dice:

    Hola buenas, la verdad que le doy las gracias por el artículo, me siento muy identificada y creo que luego del nacimiento de mi hija y mi matrimonio comencé a darme cuenta que todos mis problemas para relacionarme, darles cariño a mi familia y ataques de pánico fueron por el dolor del abandonó de mi padre, antes no lo quería asumir y ahora comprendí que esas heridas están latentes y que hasta no las atienda no sanaran. También tuve relaciones toxicas antes hasta que un día dije basta y comencé a quererme y hoy me siento un poco mejor por que leí que hay muchas personas que están pasando la misma situación, y me alienta a salir adelante y saber que hay una solución. Saludos!

    • María del Mar Mediterráneo dice:

      Hola Carolina, muchas gracias por compartir tu experiencia.
      Efectivamente, el abandono o ausencia paterna y la profunda huella que deja en la mujer (y en el hombre) es todavía un tema tabú del que no mucha gente habla. Además, aún existe muchas personas que no han tomado conciencia de que muchos de los problemas que tienen y reflejan en sus relaciones más personales (como la pareja) viene de sus heridas de la infancia y en este caso, de la relación (o no-relación) con el padre.
      Me alegra que te sirva el artículo y si puedo ayudarte en algo más, no dudes en contactarme.
      Te deseo lo mejor Carolina.

  12. Andrea dice:

    Hola ….muchas gracias por su artículo
    Me siento muy identificada ya que mi padre jamás fue alguien presente en mi vida . Sólo recuerdo haberlo visto un par de veces en mi niñez y dos veces en mi adolescencia
    De pequeña mi madre me llevaba a psicólogos ya que sufría de cambios de ánimo pero jamás se trató el tema del padre ausente en ocasiones yo le mencioné a mi madre la falta que me hacía pero sus respuestas siempre fueron que ella era madre y padre ….hoy tengo 33 años y mi padre falleció hace unos meses atras y desde que me enteré de su muerte siento que la herida se abrió , algo se activó en mi y estoy pasando por crisis de pánico y angustia muy fuertes …hace dos años más o menos trate de contactarme con el pero tenía miedo a su rechazo …hoy ya es muy tarde para saber cuál hubiera sido su reacción al reencontrarnos

    • María del Mar Mediterráneo dice:

      Hola Andrea, muchas gracias por contar tu historia.
      Para lo que sí que no es tarde, es para sanar tu herida.
      Tus ataques de pánico y fuerte angustia te están diciendo algo. Te están señalando a todo ese dolor y sufrimiento acumulado a lo largo de toda tu vida.
      Te están diciendo: ya es hora de ver qué pasa ahí dentro.
      Si así lo sientes, te invito a unirte a mi grupo de Facebook donde una comunidad exclusiva de mujeres con heridas paternas nos ayudamos mutuamente y seguimos el Redo de meditación para curar las heridas paternas que yo apliqué en mi vida para sanar mis propias heridas.
      Te dejo el link por si te interesa: https://www.facebook.com/groups/649960148670180/
      Ámate siempre Andrea.

  13. Luis Pons dice:

    Hola Maria del Mar.
    Quería preguntarte si crees que cuando una mujer huye de una relación por estos miedos inconscientes, hay algún momento en que toma algo de consciencia de que en realidad está huyendo y engañandose a si misma. Y si es posible que tras dejar una relación sea capaz de revertir ese auto engaño y reconsiderar volver. Yo personalmente creo que una mujer con padre ausente, no puede enamorarse de verdad hasta que supere un proceso de maduración emocional, en el que pase de niña a mujer adulta (emocionalmente), Tú qué opinas??
    Muchas gracias por tu apoyo.
    Luis

    • María del Mar Mediterráneo dice:

      Hola Luis, gracias por tu consulta.
      Cuando una mujer huye de una relación por esos miedos o heridas inconscientes es difícil que tenga conciencia de los verdaderos motivos de su huida, como dices. Si fuera consciente no huiría, decidiría entre estas 2 opciones:
      1) Quedarse en la relación y trabajar todas heridas emocionales que la relación le está reflejando (sacando a la luz).
      Ó 2) Una vez tomada conciencia de las heridas y miedos que se le está manifestando en la relación, tomar la DECISIÓN CONSCIENTE de dejarla desde una posición de conciencia, no de huida.
      Sobre lo de enamoramiento, sí pienso que una mujer con padre ausente pueda enamorarse. Lo que sucede es que volcará todas sus carencias emocionales que no fueron satisfechas con su padre sobre la pareja, y esto es una gran fuente de problemas.
      Como muy bien dices, la mujer tendrá que trabajar sus heridas para pasar de niña emocional a adulta emocional. Por experiencia propia, sé que esto es un proceso largo y duro que solo se puede transitar si la mujer está dispuesta, y recomiendo hacerlo con ayuda, no sola.
      En mi Programa para curar las heridas paternas trabajo todo este camino con mis clientas (tienes más info. en «Trabajemos juntas» del menú).
      De todas maneras, la toma de conciencia sobre las heridas emocionales propias es algo que no se puede forzar Luis. Ya se encarga la vida de ponernos en las situaciones que más necesitamos para que podamos darnos cuenta. Si una persona se resiste, solo conseguirá más sufrimiento. Pero cada uno tenemos la potestad de decidir cómo queremos vivir nuestra vida.
      A veces, pensamos que estamos ayudando al otro, cuando en realidad solo el otro puede empezar a ayudarse a sí mismo.
      Te deseo todo lo mejor Luis.

      • Luis Pons dice:

        Pero, qué es lo que despierta esas heridas?? El amor, el intento de abrir su corazón?? Un día, de repente, se puso muy mal y dijo que no se había encontrado nunca antes asi, ni tan confundida para tomar una decisión. Dos semanas después dejó la relación poniendo excusas de todo tipo, diciendo que estaba segura de su decisión, pero también diciendo lo contrario días más tarde. Siente que quiere estar conmigo y de pronto siente lo contrario. Ya es consciente hace tiempo de su situación interior, y creo que se aleja sobretodo creyendo que me hace daño. No sé si debo mantenerme totalmente al margen de ella y tratar de pasar página o ser cercano para que no se sienta sola, ni sienta que la abandono. Gracias por escucharme.

        • María del Mar Mediterráneo dice:

          Hola Luis:
          En respuesta a tu pregunta, sin conocer a la persona ni su situación es muy dificil saber qué está despertando su herida.
          Sin embargo, más que el qué está despertando su herida, lo importante es que su herida se despertó y necesita atención, es decir, tratarla para sanarla.
          El amor sana, no daña. Pero solo el amor hacia uno mismo es capaz de curar las heridas que uno tiene. El amor de los demás ayuda mucho sí.
          Puede ser que ella haya tomado consciencia de su herida un día de repente, pero en su interior era algo que seguramente se estaba cociendo a fuego lento.
          Si una persona quiere dejar una relación la deja. Si pone excusas para ello, parece querer decir que quiere dejar la relación y no sabe cómo, pero la intención parece clara.
          Repito que sin conocerles ni a ustedes ni la situación estoy escribiendo a ciegas, sin saber realmente qué ocurre.
          Si está confundida y se contradice ella misma cambiando de opinión con frecuencia, lo más probable es que tenga un gran conflicto entre su mente y su corazón. A veces quiere hacerle caso al corazón y otras veces a la mente.
          Puedes preguntarle qué es lo que necesita de ti. Pero tienes que tener la conciencia muy puesta en lo que está sucediendo, porque si no puede arrastrarte a su borágine cambiante y emocionalemnte inestable, y esto puede hacerte daño a ti.

          ¿Qué quieres tú Luis? El ser sincero contigo mismo primero y con ella después, y respetar siempre la postura de la otra persona respetándote primero a ti, es un acierto seguro.
          Gracias y te deseo lo mejor.

  14. Gloria Blanch dice:

    Hola Maria del Mar,
    Muy muy interesante tu artículo. Mi hija tiene un padre semi-ausente desde los 5 años cuando me divorcié. Él se enamoró y se fué dejándonos a ella y a mí en la casa familiar. Él ha continuado con la misma pareja hasta hoy. Han pasado 5 años y mi hija está a punto de cumplir 11. Mi relación con él podría definirse como cordial. Como padre cumple con sus visitas y se adoran mutuamente pero la implicación emocional con su hija es relativa. Es por ello que cada vez veo como la niña pasa más el rato con su padre para «fichar» y yo ya me he cansado de intentar hacer ver a su padre que la niña necesita su tiempo de calidad más que cantidad.
    Por ello te escribo más que nada para orientarme en la PREVENCIÓN de las consecuencias y secuelas que puede generar en mi hija un padre emocionalmente ausente, aunque eso no significa que sea físicamente ausente. Porque mi sueño sería no tener que CURAR, sinó tener las herramientas para prevenir ya que la relación con su padre no parece que vaya a cambiar. Como dice la frase «más vale prevenir que curar»
    Yo intento llenar ese vacío intentando cubrir todas sus necesidades pero sé que hay un punto al que no llegaré. Empieza la etapa pre-adolescente y me convertiré en la «mala de la película» donde será normal tener con ella las tan temidas discusiones y desencuentros, que tendré que aceptar, pero que en cualquier caso no podré suplir en esta etapa la figura de soporte de su padre también tan necesaria para su desarrollo vital.

    Muchas gracias por tu atención,

    Gloria

    • María del Mar Mediterráneo dice:

      Hola Gloria, te agradezco mucho que compartas tu caso.
      Te comento que yo no trabajo con menores de edad, sin embargo, sí te puedo dar algunas recomendaciones.

      1. El padre de la niña es el único que tiene el poder de decidir qué le va a dar a su hija y cómo. Es decir, como única figura paterna de la niña, él va determinar qué va a recibir ella de su padre.
      2. Las secuelas más frecuentes en la ausencia emocional paterna son: baja autoestima, sentimiento de valer poco o nada, no sentirse apreciada ni valorada y la dependencia emocional. No quiere decir en absoluto que tu hija vaya a crecer con todo esto, solo que hay posibilidad de ello.

      Lo que yo te recomendaría Gloria (por lo que me has escrito en el blog) es que tú, como figura de referencia principal de tu hija, te comportes como quieres que tu hija lo haga, te cuides como quisieras que tu hija lo hiciera, y te ames, te valores y te respetes de la misma forma que deseas para tu hija.

      Porque ella aprende y aprenderá todo esto de ti. El cómo una mujer puede ser tratada por un hombre, cuánto una mujer necesita a un hombre en su vida (o no), cuánto ha de quererse, amarse, cuidarse, valorarse y respetarse una a sí misma.

      De manera que siendo su ejemplo, Gloria, le reflejarás una gran grandeza y hermosura a tu hija.

      Gracias y te deseo lo mejor,
      María del Mar.

  15. Tamara dice:

    Hola,… excelente artículo que me llega profundamente. Tengo 40 años, mi padre me rechazó desde antes de nacer y se escondió de mi… Tuve la oportunidad de conocerlo a los 35 años de una forma más o menos «forzada». No obstante, al tiempo me volvió a rechazar y me dijo con sus propias palabras que «no estaba interesado»
    Desde la infancia para mi causó efectos devastadores en mi vida, fui muy insegura con miedos, como estar en el aire a merced del viento, sin algo en que sostenerse…
    Tuve una relación de pareja hace ya varios años fruto de la cual son mis hijos, este amor con el cual podría haber sanado mis heridas, vio mi debilidad y con el tiempo se convirtió en un maltratador. He estado sola con mis hijos desde entonces.
    En fin, no hay un solo día que deje de pensar en esta persona ausente, aun estando consciente de que no le importo en lo más absoluto. Lloro en forma frecuente, y es una herida abierta que llevo conmigo día tras día. Gracias, solo quería compartirlo.

  16. Manuela dice:

    Hola María, mi padre abandonó el hogar teniendo yo 9 años; aunque emocionalmente casi nunca ha estado; monetariamente si, y es algo que me afecta cada día más porque no se como lidiar con este sentimiento que me da cada día más tristeza; es una persona muy testaruda y le da más atención a su actual pareja y al hijo que tiene con ella. Es una situación sumamente dolorosa y cada vez que tengo que dirigirme a él no hago más que llorar; se me hace imposible entablar una conversación con él sin romper en llanto antes. Quisiera me dieras unas palabras para lograr canalizar este sentimiento un poco y realmente sería de mucha ayuda, gracias.

    • María del Mar Mediterráneo dice:

      Hola Manuela, muchas graciaspor compartir tu historia con la comunidad:
      La manera de tratar la tristeza es sentándote a halar con ella; es reservar espacio de silencio y soledad tú contigo misma y observes qué es todo aquello que se te mueve ahí dentro. Habla, dialoga con tu tristeza, y muévela. Se mueve llorándola, gritándola, sacudiéndola… La e-moción es energía en movimiento. Cuando la retenemos se estanca, se enquista y nos hace sufrir. Exrésalo hablando con personas de tu mayor confianza, llorándolo, pegándole a la almohada… Expulsa todo ese dolor de ti. Con amor, siempre con mucho amor. En mi programa Cura tus heridas paternas trabajo todo esto y mucho más de manera personalizada con mis clientas.
      Y sobre todo Manuela, nunca pierdas de vista que se supera, yo soy la prueba de ello y por eso es que me dedico a ayudar a personas que viven la situación que yo viví. También veo a mis clientas salir de ese pozo y cómo se transformas en otras personas más sabias y consciente.
      Te deseo todo lo mejor,
      María del Mar.

  17. Kamila dice:

    Hola Maria,

    Acabo de leer tu articulo y lo encontré muy interesante y asertivo ya que me siento identificada al 100%. Exactamente no se como comenzar, mis padres se separaron cuando tenia 15 años, y con mi madre y mi hermana nos fuimos a vivir a otra ciudad. Tengo muchos recuerdos con mi padre, lindos recuerdos (no así los recuerdos que tengo de mis padres, los cuales peleaban bastante e incluso presencie violencia intrafamiliar), pero cuando la relación de mis padres se rompió… la relación con mi padre también. Él rehízo su vida, se caso y tiene «otra familia» y se olvido de sus hijas, en el plano afectivo es nulo de parte de él, ni que le importa como estamos. En mi vida he tenido relaciones amorosas, las cuales siempre el prototipo de hombre que busco (inconscientemente) con el tiempo se vuelve violento, no me siento valorada y lo mas grave es que no soy estable emocionalmente (en pocas palabras, siento que no puedo estar sola, sin pareja). Me di cuenta de mi problema y quiero ayudarme, necesito orientación por favor. Gracias.

    • María del Mar Mediterráneo dice:

      Querida Kamila, entiendo a la perfección por lo que pasas, gracias por compartir tu historia.
      La ausencia (o abandono) de un padre deja estragos emocionales en las hijas y tú ya estás siendo consciente de ellos. Este es el primer paso, así que te felicito por ello.
      Para analizar en detalle si puedo ayudarte, sería bueno que nos vieramos en una sesión de descubrimiento gratutita que puedes reservar en mi web.
      Ámate siempre Kamila.

  18. Belen Portugal dice:

    Leí esto HOY 20 DE MARZO DE 2019 GRACIAS GRACIAS GRACIAS. Me inspiras a ser coach como tú. Sin duda todo lo que lei traspaso mi corazón. Me siento mejor, después de releer y desahogarme. Un gran abrazo para ti desde Tijuana, Mexico.

  19. Pablo dice:

    Gracias Maria Del Mar, me siento muy identificado con todo lo relatado en el articulo…..los síntomas…., Las secuelas….. soy adulto y he pasado por numerosas crisis….sin entender….recién ahora me siento identificado con el tema…..entiendo las consecuencias…., en lo que cuesta relacionarse……, y espero poder superar en agun momento todo esto……

  20. María del Mar Soto dice:

    María del Mar!!! me llamo igual que tu.
    Tu artículo es genial!! yo también sufrí de un padre ausente,
    voy aprendiendo poco a poco a superar

  21. Angie dice:

    Maria del Mar
    Asi me siento un caos total, trato de llegar a la calmar el dolor que siento hacia mi padre que no se hizo cargo de mi, pero ya casi a mis 40 años siento que lo necesito mas que nunca. Ademas por mi condicion de bipolaridad es peor el.dolor que siento. En mi cabeza solo hay culpas.
    Trato de pararme dia tras dia, pero pareciera que esta pena se me hace mas grande y siento culpa, por no poder perdonar y dejar ir este sentimiwnto.

  22. Javiera dice:

    Qué post más hermoso. Primero que todo, gracias por tus bellas palabras. Seguí de cerca este proceso, ya que mi pareja aún tiene heridas de su infancia. Como círculo más cercano, uno debe poder entregar ese cariño y apoyo que tanto necesitan, sobretodo en la edad adulta. Conocer tu experiencia me da ideas para poder guiarlo a una vida mucho más gratificante, y que vaya de mi mano descubriendo el mundo florecer❤ Es cierto, uno tal vez como pareja o amigo/a no podrá asegurar una sanación completa, pero el entregar herramientas para que ellos sean libres es hermoso. Verlo a él surgir, re-inventarse me hace sentir muy suertuda por tener a un hombre tan fuerte como él, además de luchador!

  23. Mane dice:

    Gracias Maria
    Me siento muy identificado con todo lo que has comentado,lo unico que me pasa mas de lo que has comentado es que desde pequeño intento buscar la figura del padre en otros hombres mayores a traves de relacion de apego,claro relaciones tan toxicas como estas me han echo sufrir mucho.
    No he recuperado del todo mi autoestima ni mi valia aunque he echo un trabajo notable en este tema,pero no puedo dejar de buscar la figura del padre en otros hombres aunque intente no hacerlo pero al pasar mucho tiempo aflora esa carecia y vuelvo a caer en sindrome del apego,siento que puedo y que esta en mis manos recuperar la autoestima pero el apego a los hombres no. Tengo 40años he vivido un infierno los 40años es triste pero es la realidad,por cierto mi padre si que estuvo con nosotros pero fui maltratador en todos los aspectos.
    Que puedo hacer doctora para salir de este infierno

  24. Yan dice:

    Mi padre, tuvo sus errores, estuvo preso desde mis 8 a 11 años. Lo fui a ver siempre, no mejoró nunca la relación, salió y no cumplió sus promesas. incluso se puso violento yo lo corrí tres veces de mi casa, me mudé y llegó mi madre a denunciarlo.
    Con el tiempo pude agradecer, lo bueno, sus ganas de trabajar, mi vocación de Abogada que nació de la injusticia que él pasó, y sé que con su lógica de conveniencia, no llegaríamos a un vínculo sano, no lo intenté más, ya hace dos años, momento en el que mi madre lo denunció.
    Me han hecho reiki, he meditado, me gusta el couching ontológico y quiero ser cada día más segura, y tener fé enorme, en mis proyectos. Me merezco ser feliz, y tener armonía en todo lo que quiera desarrollarme.
    Hoy, vino a contarnos que su madre está mal, me nació contenerlo, aunque todo esté perdido, mi corazón no pudo ser indiferente y quiero estar en paz. GRACIAS POR TUS PALABRAS, son como un abrazo a la distancia en este momento.-

  25. Jose Luis dice:

    Hola, una gran experiencia. Retomo las claves para salir adelante. Y te doy las gracias, por escribir aqui tu experiencia, desde ya, me esta ayudando a sanar. Dios te bendiga, a Dios.

  26. Sujey dice:

    Hola Maria
    He pasado por dos abandonos. Pero hasta ahora he comprendido q el segundo abandono que fue el del padre de mi hijo, dolió tanto al punto de ser agonizante, a causa del primer abandono(el de mi padre) sujeto que desde q tengo uso de razon ha sido intermitente y mi madre se ha esforzado por tratar de que supere su vicio(drogadicto) a tal punto de ponerlo a El antes que a nosotras. Y ahora de grandes nos sigue jodiendo la vida. En vez de darnos nos viene y nos quita lo poco q con tanto esfuerzo hemos conseguido. Siento q lo odio. Y al empezar la relación con el padre de mi hijo creí q El seria mi super héroe mi válvula de escape. Pero choque ya q el no tenia ni la menor intención de serlo. Pero agradezco este blog me ha servido para comprender que con la ayuda de Dios yo soy la única que tengo el poder de ser mi misma super heroína y la q puedo sacarme de esta situación depresiva y agonizante en la q me encuentro a pesar de aparentar q mi vida sigue como si nada.
    Gracias siento que los pasos anteriormente nombrados me pueden servir mucho

  27. Lorena dice:

    Maria del Mar hace poco entre en una crisis que me hizo despertar y darme cuenta que algo dentro de mi no estaba bien, estoy con ayuda y apoyo terapeutico, y siento que todos mis problemas desencadenan en esto la ausencia de un padre y eso me paso a mi y por esta razon tengo baja autoestima, me autosaboteo, soy dura conmigo misma, no se como poner limites y he tenido relaciones toxicas porque lo que he buscando es que me llenen de eso que mi padre no medio y lo busco en otras personas y he encontrado hombres maravillosos pero por mis inseguridades y no ser merecedora de amor, comprension, atencion termino alejando a estas personas, o llegan hombres que no estan disponibles y cuando leí todo lo que tienes en tu pagina me describi totalmente con todo eso y ahora que soy consienten de eso quiero empezar a trabajar en ello por mi y por que mas adelante deseo que llegue el amor sano y verdadero a mi vida pero todo inicia por casa y quuiero cambiar por mi. Gracias.

  28. Angie Rosa dice:

    Hola, gracias por compartir tu experiencia, con la cual me identifico. Yo también he pasado por dos rechazos los cuales me destrozaron. Cuando era pequeña mi padre abandonó a mi madre y mis hermanas y se fue a vivir a otra casa con otra familia. Realmente no recuerdo cuál fue mi reacción ante esta situación pero dejó cicatrices. (Tenía unos 5 años) Crecí siendo una niña con muchos complejos e inseguridades . Era callada y muy tímida. Mi madre no quizo rehacer su vida por lo cual no tuve una figura masculina como ejemplo. Nunca tuve ese soporte masculino pues después de divorciarse mi madre se fue a otro país y no quizo compromiso con otro hombre y por supuesto yo no tenia contacto con mi padre. A la edad de 21 años me uní a un hombre con el cual después de 7 años nos casamos y ahí tuvimos 3 hijos. Fue una relación tóxica desde el principio, pero quería estar ahí. Quería una seguridad, un apoyo, sentir que a alguien le interesaba y porque quería darle a mis hijos ese padre y esa familia que yo no tuve. Después de 22 años de casados, un día me dijo “me voy, he encontrado algo mejor”. No intente pararlo, ni hacerle preguntas del porque se iba. Solo sentí que mi mundo se acababa. Me sentí humillada, abandonada, dolió tanto. Pensé en mis hijas y en todo lo que pensaba estaba perdiendo. Y si, perdí mucho, pero también he ganado. Nunca pensé que era tan fuerte como soy, y que la dignidad es el mejor regalo que le podemos dar a nuestros hijos y soy agradecida de cada una de las experiencias que está relación trajo a mi vida. Ya han pasado 3 años desde mi divorcio. Mi ex no busca a mis hijas y a sido un reto para mi. Se repitió la historia de mi padre🤷🏻‍♀️ Después de esta experiencia empecé a conocerme a mi misma, a darme amor y reconocí que tenia que perdonar a mi padre al igual que a mi ex esposo porque ellos dieron lo que tenían para darme. Nadie da lo que no tiene! Y cada persona llega a nuestra vida con un propósito. Lo mejor es aprender a perdonar y a aceptar lo que nos pasa. Aunque nos duela no podremos cambiar lo que el destino nos tiene pero si podemos cambiar cómo aceptarlo😉 mucha suerte para tod@s

  29. Marcos dice:

    Excelente artículo muy útil y valioso. Soy Pastor y las herramientas descritas me ayudaran para la adecuada terapia de las personas en necesidad

  30. Isabel dice:

    Hola! Tuve la mala suerte de tener mi última hija con un padre ausente. Mi bb tiene 2 meses y la ha visto 3 de casualidad. Quisiera saber que es lo correcto de hacer en estos casos. O cortar la poca relación o dejar que fluya? Gracias

  31. Nancy dice:

    Me gustó mucho leerte, estoy en un proceso parecido con mi padre, me ayudó bastante a sentirme más tranquila. Te hago una pregunta, me resulta muy difícil relacionarme con mi padre porque esa herida se abre todo el tiempo estando con él. Qué piensas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookies de este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sito.

Cerrar