amarse a una misma, a ti misma

 

CÓMO AMARTE A TI MISMA: MÉTODO HOLÍSTICO – PARTE 3

Mira Cómo amarte a ti misma: Método holístico – Parte 1.

 

Tus emociones

Tus emociones son el motor. Si lo de que tú no eres tu mente te faqueó, prepárate para lo que viene: tú no eres tus emociones.

Esto fue difícil de entender al principio para mí, porque pueden ser muy intensas, reales, te pueden arrastrar, te llevan y te traen, cambian tu humor, tu estado de ánimo y tu manera de relacionarte con los demás y con el mundo.

Aceptar y gestionar tus emociones es un escalón fundamental para recorrer el camino de amarte a ti misma. Si sientes dolor, te paras a sentirlo. Igual con la tristeza, amor, alegría, etc.

Pero escucha esto. Tus emociones son instrumentos de comunicación. Es energía, y como cualquier tipo de energía tiene que estar en movimiento y transformación, si no se estaca y te hace daño (como cualquier otra energía que tiene limitada sus propiedades, revienta a lo que la contiene reprimida, a ti).

Tu cuerpo usa las emociones como un medio de comunicarse con tu exterior, así que tu tarea con las emociones es ver qué han venido a decirte, qué te están diciendo. Conectarte a tu cuerpo es conectarte con tu emoción, y en este gesto ya estás trabajando el amarte a ti misma.

Se alojan en el vientre y se mueve por el torso.

 

La ira

Una técnica terapéutica muy efectiva para soltar la ira y avanzar en la práctica de amarte a ti misma es pegándole al cojín, la almohada o la cama. Si la reprimes se te enquista, se pudre y te puede enfermar. Grítala para sacarla de tu cuerpo, ámate a ti misma.

Si nacimos con la emoción de ira es porque sirve para algo, si no, no la tendríamos. Puede que te sientas rara al principio, pero desinhíbete, no te juzgues, no haces nada malo ni te estás volviendo loca, solo están liberando energía que dentro de ti se te convierte en un veneno. Y si te amas a ti misma no quieres veneno dentro de tu cuerpo.

 

El dolor

El dolor suele esconderse detrás de la ira. Como cualquier otra emoción, es importante dejarse sentir el dolor cuando sucede. La represión del dolor, lleva a la represión del enfado, la represión de la ira, y esto sostenido en el tiempo lleva a la depresión. Y cuando te amas a ti misma, gestionas todo esto antes de llegar a este punto.

El dolor, como cualquier otra emoción, te trae una información muy valiosa. Para que se vaya y se diluya, es necesario que cuando venga te quedes fluyendo con él sintiéndolo, sabiendo que es una emoción y no mata a nadie.

No es agradable, pero si naciste con ella es porque es necesaria. El sufrimiento es algo distinto, es dolor perpetuado en el tiempo por nosotros mismos.

Es muy importante llorar y dejar salir el dolor, drenar todo ese dolor que llevas dentro, dejar que el dolor atraviese tus tripas para que salga y desaparezca; es una experiencia tan dolorosa como transformadora.

Especialmente los hombres, que no lo tienen socialmente permitido. Si tienes dolor guardado contigo misma o contra alguien, esto te dificulta amarte y amarlo, es una barrera que se interpone, así que drena este dolor.

Esto, esto es amarte a ti misma.

 

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso
Ámate Siempre,

 

Maria del Mar Mediterraneo

 


​¿Sientes ​que tu padre ​te pone en último lugar?

Apúntate y recibe mi GUÍA para ​superar el no-amor de tu padre:

 

¡Comparte en las redes sociales para que más gente se pueda beneficiar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookies de este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sito.

Cerrar