como amarme a mi mismo, a ti mismo, a uno mismo

 

CÓMO AMARTE A TI MISMO: MÉTODO HOLÍSTICO – PARTE 1

¿Has escuchado muchas veces que tienes que amarte a ti mismo pero no sabes cómo hacerlo?

¿Quieres aprender cómo amarte a ti mismo?

¿Estás cansada de sufrir por los demás porque no te dan lo que necesitan o no son como deberían/esperas?

 

La manera que voy a abordar el amarte a ti mismo en esta serie de vídeos es mediante el método holístico, es decir, considerando todas las facetas que nos conforman.

Estamos compuestos por 4 grandes áreas: el cuerpo, la mente, la emoción y el alma (ser, espíritu, esencia…, como lo llames tú). Y tú no eres tu cuerpo, ni tu mente, ni tu emoción, si haces mis meditaciones de sanación emocional ya lo sabrás.

 

El amor                              

El amor es la energía o fuerza que lo mueve todo y que sostiene al mundo. No hablo del amor romántico, sino del amor fraternal, el “amor por amor”, como el amarte a ti mismo.

Todas las acciones que haces y hacen los demás están dirigidas a conseguir más amor (en el trabajo, con compañeros, con la suegra, con la amiga, etc.), porque el trasfondo de ellas tiene un anhelo de reconocimiento, aprobación, ser vista, ayudar al otro… Y esto querida amiga, se traduce en encontrar amor.

Incluso las malas acciones esconden una carencia muy fuerte de amor, de manera que la persona trata de aliviar ese dolor y miedo (que es la ausencia de amor) de una manera inadecuada, de una manera que no le beneficia a nadie.

 

El amor es un estado interior.

 

No puedes sentirte verdaderamente amada por otros si no te amas a ti misma primero.

Si para que te sientas amada, valiosa y reconocida dependes de una persona externa a ti (como cuando eras pequeña), como la pareja, estás condenada a sufrir, porque la otra persona no colmará siempre ni en todo momento tus expectativas. Vivirás una relación de necesidad, carencia y apego, es decir, una relación de sufrimiento. Y esto es lo contrario a amarte a ti mismo.

Cuando el amor nace de ti, te quieres, te respetas, te cuidas y te priorizas, te amas a ti mismo, vives tu relación de pareja desde la libertad, respeto, felicidad y aportaros mutuamente.

Nos han inculcado que debemos amar y cuidar de los demás con el sacrificio propio, pero si tú te sacrificas por los demás te anulas, te vacías, das lo que no tienes y te drenas. Esto sucede especialmente cuando no te amas a ti mismo lo suficiente.

Entras en frustración, rabia, rencor, esperas que te devuelvan lo mismo y no pasa, y te haces tú misma infeliz pensando que es el otro el que te está haciendo infeliz.

¿Ves cómo esta fórmula no funciona? No puedes dar lo que no tienes o lo que no ves y reconoces dentro de ti, y nadie puede darte lo que no te das a ti misma.

Nos han enseñado que atenderse a uno mismo es egoísta, pero es atendiéndote, cuidándote, priorizándote, estando por ti, dándote lo que necesitas como como puedes estar y sentirte bien para poder ayudar a los demás.

Nadie está para cumplir tus expectativas, ni tú estás para cumplir las expectativas de nadie.

Se trata de dejar de mirar al otro expectante y volver la mirada hacia ti misma, de atenderte, darte lo que necesitas y cuidarte tú, de amarte a ti misma tú. Si esto te duele o te cuesta entenderlo, tienes una herida emocional que sanar.

 

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso

 

El cuerpo

El cuerpo es tu templo. Para empezar a amarte y respetarte tienes que aprender a amar y respetar tu cuerpo. Y digo aprender, porque la sociedad nos enseña a rechazarlo y querer que sea diferente a cómo es.

Podemos empezar sabiendo que los ideales de belleza son cambiantes con el tiempo, no son algo fijo, cambian con la época, y por lo tanto no tienes por qué seguirlos si no quieres.

Los ideales de belleza son un mercado en el que se gana mucho dinero, y funciona haciéndote físicamente inadecuada, como que te falta algo o que no eres físicamente deseable, para que así tú gastes las cantidades de dinero que sean necesarias para sí ser deseable (es decir, aceptada, lo que está relacionado con tu instinto biológico de supervivencia). Un mercado que se aprovecha de la falta de amarnos a nosotros mismos.

Para empezar a amarte a ti mismo, empieza a amar tu cuerpo.

 

Los sentidos

Amarte a ti mismo es ponerte música agradable que disfrutes, velas bonitas, aromas que disfrutes, mantén el orden en los espacios de tu casa, pon colores bonitos que te inspiren en tu casa, mantén la limpieza en tu casa, usa ropa con fibras naturales, ten tu casa bonita para que se sienta acogedora, prepárate comida y nutritiva. Masajéate, date amor, cariño, mírate al espejo, dite lo mucho que te importas, lo mucho que te amas, tócate con amor.

Este es un primer paso para cuidarte y decirte que te amas.

 

El alimento

En lugar de comer, ámate a ti mismo nutriendo a tu cuerpo con comida deliciosa.

Toma alimentos frescos y naturales, para darle a tu organismo lo que necesita para funcionar correctamente, lo que le hace bien; en lugar de tóxicos y “comida” que le cuesta digerir o que no tiene valor nutricional.

Reduce el consuma azúcar, sal y harinas refinadas y de fritos; y en su lugar, aumenta las frutas y verduras frescas. Reduce el consumo de carne, y come más pescado cereales, legumbres… Y toma agua de calidad.

 

El movimiento

Es naturaleza del cuerpo es el movimiento, si no se atrofia, se estancan las energías en tu cuerpo y te hacen daño.

Si no te mueves, aunque sea caminar, aparecerán problemas y dolores físicos, además de también emocionales y energéticos. Moverte es amarte a ti mismo.

Hay muchas personas que hacen deporte para liberar estés, tener la mente clara y para despejarse de sus emociones. Cada uno al nivel que pueda, no tenemos que ser todos deportistas de élite (y bajo recomendación médica).

Camina, baila, danza. La danza libre permite que el cuerpo se exprese como desee, y este permitirte es también amarte a ti mismo.

Baila tus emociones: la tristeza, la emoción, el amor, la melancolía, la rabia, el dolor… De esta manera estás liberando estas emociones y es sanísimo.

Mueve esas emociones (energías) de tu cuerpo para practicar el amarte a ti mismo. Siéntete salvaje, es tu energía desbloqueándose. Si lo haces desnuda contactarás con tu más pura esencia, te lo agradecerás. Practicarlo 15 minutos al día te puede cambiar la vida.

 

La relajación

Reserva tus ratos de meditación, silencio, contemplación, reflexión o sentarte solo a escuchar música clásica, hacer tai chi, chi kung, toma baños de agua caliente ambientados… Reservar tiempo para ti y para tu bienestar es amarte a ti mismo.

 

La aceptación

Pocas cosas significan más amarte a ti mismo que el mirarte y aceptarte tal y como eres. Llegar aquí es un nivel pro de auto-amor.

Mira a tu cuerpo tal y como es, olvídate de los estereotipo, y ámalo tal y como es, al menos inténtalo, háblale y trátale con compasión, con amor, como si fuera una parte muy importante para ti sin la cual no pudieras vivir (de hecho es así).

Tu cuerpo es muy sensible, las células de tu cuerpo “te escuchan” y reaccionan a los pensamientos y emociones que tienes sobre ellas (mira el libro La biología de la creencias del biólogo celular Dr. Lipton).

Deja de mirar revistas de cuerpos que no se pueden tener a no ser que te lo dé la genética o la cirugía, etc.

Y si los ves, entiende que en el ser diferente está la singularidad, el tesoro, la esencia, lo especial de cada uno, y que te bombardean con esos cuerpos para que les des tu dinero a ellos. Esto no quita que te quieras ver bien y te cuides, pero siempre respetando la naturaleza de tu cuerpo. Respetándote a ti primero. Amándote.

Disfruta de tu sexualidad. Pierde el control. Esto es amarte a ti mismo

Tener contacto con la naturaleza es amarte a ti mismo.

Hacer más de lo que te gusta es amarte a ti mismo.

Ámate Siempre,

 

Maria del Mar Mediterraneo

 


​¿Quieres sanar tu herida ​del padre ausente?

Apúntate y recibe mi GUÍA ​con mis 10 acciones concretas y probadas:

 

¡Comparte en las redes sociales para que más gente se pueda beneficiar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookies de este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sito.

Cerrar