5 CARENCIAS AFECTIVAS Y SU IMPACTO EN LA PAREJA

 

¿Sientes que tu pareja te la puede pegar en cualquier momento y tienes que mantenerte alerta?

¿Te sientes poco querida por ella porque piensas que no te valora lo suficiente?

¿Discutes con tu pareja por el tema del dinero?

 

flecha que señala  Pues quédate porque en este post te enseño cómo detectar si la emoción de fondo que se está expresando en esa repetida discusión con tu pareja viene de tus carencias efectivas paternas.

 

Impacto del padre en la hija: carencias afectivas

 

Sabemos que el padre es una figura fundamental en la vida de su hija.

El padre va a aportar y representar unos valores muy importantes para la hija, sobre todo en su etapa más tierna, en donde la niña está descubriendo y aprendiendo de su entorno.

Como explico en mi libro sobre estar en paz con papá, los padres le trasfieren a la hija los pilares fundamentales sobre los que esta se apoyará cuando sea adulta, siendo estos factores fundamentales en la configuración afectiva y de personalidad futura de la hija.

 

Así, la hija aprende del padre:

 

1. Modelo de relación con el hombre

El primer papel que cumple el padre ante su hija es: ser el primer hombre de su vida.

En efecto, para una muchacha, el primer hombre de su vida es su padre.

Cómo una hija sea tratada por su padre, así se dejará ella (inconscientemente) tratar por su pareja. Percibirá este comportamiento y modo de relación como normal, y será lo que espere de una pareja.

 

 

Cómo sus padres se relacionen entre ellos, así se relacionará la hija con su futura pareja.

Si una mujer fue tratada duramente por su padre, con gritos, malas palabras, insultos e incluso palos, no verá raro que le suceda lo mismo con su actual pareja; estarán en la categoría de “cosas que pasan de vez en cuando”.

No, no son “cosas que pasan”. Es una pérdida del respeto hacia la otra persona. Grave.

Esto es una cadena que viene de lejos. Voy a tratar de esquematizarlo para hacernos una imagen gráfica del tema de la cadena de la falta de respeto.

¡Ojo!, utilizo el concepto falta de respeto en su sentido más amplio, no solo el agredir verbal o físicamente a una persona.

Entiendo la falta de respeto a ti mismo como:

  • El no ser honesto contigo mismo
  • No atender ni hacerte cargo de tus emociones
  • No cuidarte física, mental y emocionalmente
  • No permitirte espacios de relax durante el día/la semana
  • Conformarte con “lo que te ha tocado” y no luchar por tus sueños
  • No ser compasivo contigo mismo por tus errores (normales de ser humano)
  • _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _  (¿qué añadirías tú al concepto de falta de respeto? Comenta abajo en comentarios).

 

Además del sentido que normalmente se entiende como falta de respeto: gritar, insultar, dejar mal, tratar mal e incluso pegar.

esquema de falta de respeto dentro de la familia

 

[Nota: me centro en el padre porque es mi tema de expertis, pero esto también se aplica con la madre o con las figuras de autoridad de la niña.]

 

Por otro lado, si un padre trata con amor, aliento, ánimo, ternura y respeto a su hija, quedará grabada en su estructura mental de la vida que su pareja tendrá que tratarla del mismo modo. Será «lo normal».

En el esquema anterior se puede sustituir la palabra falta de respeto por la de amor, y aplica igualmente (y con cualquier otro comportamiento).

 

2. Amor

Corazón  El amor es la gasolina del alma. Es el tónico que todo lo cura. Es el anhelo más profundo de todo ser humano.

 

Un padre puede amar a su hija y que esta no se sienta en absoluto amada por él.

 

Un padre puede querer a su hija muchísimo, pero si no está ahí para ella, si no le demuestra su amor, su interés y su incondicionalidad, la hija no se sentirá verdaderamente amada.

El tema del amor paterno es un asunto de vital importancia para una niña, ya que, como un padre quiera a su hija, o mejor dicho, como una hija se sienta querida por su padre, así se querrá ella misma.

Como una hija se sienta amada, valorada, aceptada, reconocida y validada por su padre, justo así se tratará ella misma.

 

falta de autoestima por el padre

 

Esto afecta profundamente a la autoestima y al sentido de valía de una mujer, arrastrando (sin darse cuenta) esa “programación” que recibió de pequeña, a lo largo de toda su vida.

Es por esto, que es de vital importancia que la mujer que tiene las mismas peleas en su relación de pareja haga un pequeño alto en el camino y dedique tiempo de reflexión.

Pero no una reflexión sobre lo que tu pareja te dijo o no te dijo, hizo o no hizo, pensaba o no pensaba… si no sobre ti misma.

Sobre cómo te sientes y porqué te sientes así. Sobre qué tiene que ver todo esto que te pasa con cómo te tratas tú a ti misma y cómo te trataba tu papá cuando eras pequeñita.

 

marca de curiosidad  El caso de ausencia paterna (el papá que está sin estar) es más común de lo que pensamos.

 

Hablando con mujeres de todos los estratos sociales me doy cuenta de que es como un virus invisible que vive latente en un porcentaje muy elevado de la sociedad femenina.

La ausencia paterna no es que una hija no tenga padre.

La ausencia paterna significa que el padre no está disponible emocionalmente y afectivamente para su hija.

No le da el cariño, la atención, el juego, el tiempo, el amor, el apoyo, el amor, la comprensión, etc., que la hija tanto ha necesitado.

Y esto NO es siempre por negligencia del padre, es más frecuente que se dé por que el papá trabaja muchísimas horas para que su familia tenga de todo y no les falte de nada, o por la creencia de que es la madre la encargada de criar y atender siempre a los niños.

Al igual que para una hija su padre es su primer amor, también puede ser su primer rompecorazones.

En el momento en que el padre dé por concluido su papel como padre y este, de alguna manera, se desentienda del vínculo que los unía, le partirá a la hija el corazón en mil pedazos.

Esto es habitual en situaciones de divorcio o separación, sobre todo cuando la nueva pareja del padre no acepta a los hijos de su anterior relación.

A veces la hija se hace consciente de la disolución del vínculo, pero en otras ocasiones, cuando se da de manera lenta y progresiva, no se da ni cuenta, y se encuentra con unas heridas que no sabe ni de dónde vienen.

Y esta es la parte más “peligrosa” porque esta mujer irá por el mundo arrastrando sus heridas paternas sin ser ni siquiera consciente de ellas.

Aquí es de gran importancia trabajarse a una misma, sus emociones, creencias, valores, percepciones, anhelos, necesidades…

En otras palabras: vivirá repetidamente los mismos problemas a lo largo de su vida pensado que es cosa de su “mala suerte” y sin hacerse consciente de su programación mental para recrear una y otra vez los mismos problemas.

En definitiva, cómo una hija se sienta amada, valorada y valiosa por parte de su padre, determinará cuánto ella misma se amará, valorará y se sentirá valiosa en su vida como adulta.

 

3. Cómo tratarse a sí misma

Una hija aprende de sus padres (o cuidadores) en sus primeras etas de desarrollo qué merece y qué puede esperar de ella misma y de  los demás, para bien y para mal.

Si una niña recibe constantemente el mensaje de: <<es que eres una torpe; es que eres un desastre; es que todo lo haces mal; es que siempre tiras las cosas; es que no das nunca pie con bola…>>.

¿Qué mensaje crees que se grabará en el inconsciente de la niña?

¿Qué crees que se dirá a sí misma la niña cuando sea adulta y vaya ella sola circulando por la vida?

¿Qué no pasa nada porque la próxima le saldrá mejor?

No lo creo…

Y aquí entramos en el terreno del diálogo interno.

 

cómo te tratas a ti misma

 

Tu diálogo interno es cómo te hablas a ti misma y por lo tanto, te tratas a ti misma: con dureza, con reproche con recriminación, despectivamente…, o por el contrario con compasión, con ternura, con paciencia, con respeto, con comprensión….

Tu diálogo interno puede ser tu mejor amigo cuando está bien programado, y también tu peor enemigo cuando no lo está.

Es esa vocecita que te dice que no lo lograrás, que no podrás hacerlo…

Esa voz interna que te hace dudar de ti misma.

Un buen número de personas están tan desconectadas de sí mismos que no se da ni cuenta de qué le dice su vocecita (su diálogo interno), incluso de que tienen una vocecita.

Pues igual que nos hablamos a nosotros mismos, hablamos a los demás.

Esto significa que los padres que hablan a sus hijos desde una posición negativa y desempoderante, es porque ellos mismo se hablan así a sí mismos.

Mientras que los padres que hablan a sus hijos desde el empoderamiento, desde el “sí puedes” o “la próxima vez será mejor”, es porque ellos mismos se tratan también así.

Detrás de una actitud desempoderada del padre se esconde la falta del amor que no tuvo y necesitó de sus propios padres, y sin ser consciente de ello, traspasa sin darse cuenta a sus propios hijos la misma situación de desamor que él mismo experimentó.

 

4. La seguridad y la protección

El padre es la primer y principal figura de seguridad y protección.

En la prehistoria, los hombres eran los encargados de proteger al clan de las amenazas externas, así como de proveer de alimento a todos los miembros.

Hoy, en la época moderna, los roles de hombres y mujeres han cambiado y se han adaptado a los nuevos tiempos.

Sin embargo, aún queda grabado en nuestros patrones evolutivos que el hombre (padre) es la fuente de seguridad y protección ante agentes externos para el clan (la familia).

De manera que, si un padre no cubre las expectativas de seguridad y protección de su hija esta crecerá con estas carencias afectivas.

 

… ¿Intuyes ya por dónde van los tiros?

 

¡Exacto! Se las reclamarás a tu pareja.

 

reclamar seguridad y protección

 

5. Celos

Es sabido que detrás de los celos se esconden inseguridades.

Es importante que cuando te veas en una situación de celos intensos (donde se sufre mucho) te retires contigo misma, te vayas a un espacio donde estés contigo misma y sin interrupciones, para reflexionar qué inseguridades y miedos se esconden detrás de esos celos que estás sintiendo.

En el caso de la ausencia y abandono paterno, la inseguridad o miedo más frecuente es el miedo a la ausencia (emocional) de la pareja y a su abandono.

 

los celos son inseguridades

 

Este miedo no es fácil de reconocer, porque se esconde y se camufla muy bien. Es ya un experto en echar balones fuera y en buscar la causa de sus males en los demás.

Aquí la toma de responsabilidad y la reflexión de qué es lo que hay de mí misma es esta situación, es fundamental.

Una parte de ti te dirá que nada, que es la otra persona la que tiene la culpa de todo. Pero insiste, porque sí que la hay, sí hay una parte de ti que está reflejando esa situación que estás viviendo.

 

  Claves:

  • La reflexión
  • La introspección en soledad
  • La humildad
  • La honestidad contigo misma,

son actitudes fundamentales para sacar algo en claro sobre lo que te sucede.

 

La toma de responsabilidad te hace recuperar tu poder sobre la situación.

 

Es probable que empiece a oler a mal, muy mal, ya que estás destapando el cubo de la basura de tu corazón, ese cubo donde has ido almacenando toda tu “mierda” emocional a lo largo de toda tu vida.

No te culpes, esto es un proceso inconsciente de auto-defensa ante situación que aún no sabías cómo gestionar.

 

Recopilando, el asunto funciona algo así:

 

flecha que señala  Si: no te sentiste suficiente querida por tu padre → tú no te quieres lo suficiente a ti misma → le exigirás a tu pareja que te haga sentir querida todo el tiempo.

¿Qué estás haciendo aquí?

Intentado que tu pareja llene la jarra vacía de amor de tu padre, lo cual no funcionará, porque estás tratando de llenar el tarro de miel con leche condensada, esperando tener miel en la despensa.

 

flecha que señala  Si: tu padre no te hizo sentir valiosa, valorada y merecedora → tú no te valoras, ni te sientes valiosa, ni merecedora → esperarás que tu pareja te haga sentir la princesa de un cuento de Disney, y no será así, sino todo lo contrario.

¿Qué estás pasando aquí?

De nuevo estás tratando que tu actual pareja te haga sentir todo aquello que necesitas y que no tuviste de tu padre. Vuelcas tus carencias sobre tu pareja. Además, atraerás parejas que no te valoren como te mereces.

 

flecha que señala  Si: tu padre te trató con desamor, exigencia, sin paciencia ni compasión → tú te tratas con desamor, exigencia, sin paciencia ni compasión → tú pareja también te tratará con desamor y exigencia

¿Qué está pasando aquí?

En este caso, atraes lo que eres, y como tú te tratas, atraerás a personas que te traten de la misma manera. En espiritualidad la lectura que esto tiene es que se te está haciendo una llamada de atención para que te des cuenta, a través de otras personas, cómo tú te tratas a ti misma (el exterior es un reflejo de nuestro interior, atraemos los que somos, nos tratan como nos tratamos).

 

flecha que señala  Si: tu padre no estuvo ahí ni te dio la seguridad ni protección que necesitaste → aún estás esperando que alguien ahí fuera, que otra persona, te aporte la seguridad y la protección que necesitas en tu vida → le reclamas (o exiges) a tu pareja que te de esa seguridad y protección (ante la abrumadora vida) que necesitas.

¿Qué está pasando aquí?

Necesitas que la figura masculina de tu vida (antes tu padre y ahora tu pareja) te provea de aquello que tú crees que tiene que darte.

El dinero se relaciona con la seguridad ante la incertidumbre de tu vida, así que es probable que por esto tengas con tu pareja discusiones sobre el dinero.

 

 

flecha que señala  Si: tu padre estuvo emocionalmente ausente o te abandonó → tendrás un miedo latente a que tu actual pareja no esté emocionalmente disponible para ti, o que te abandone → te comportarás de manera celosa, demandante (o exigente) y controladora con tu pareja.

¿Qué estás pasando?

Una vez más, estás proyectado tus miedos y carencias afectivas sobre tu pareja.

 

Tus peleas recurrentes con tu pareja se esconden detrás de alguna de estas cuestiones, pero no son fáciles de ver, se esconden bien, tienes que permanecer bien atenta porque se camuflan detrás de otras pequeñas cosas que no son el verdadero problema, como: “si has llegado a casa más tarde o más temprano, si te he llamado 4 veces y no me has devuelto la llamada, si no me habías dicho que habías quedado con fulanito, si ya no me abrazas tanto como antes…”. Yo qué sé, todas estas cosas.

 

Estoy segura de que tú puedes completar esta lista (puedes hacerlo abajo en los comentarios ↓↓↓

 

¿Qué pasa con las niñas que no tuvieron un padre?

Básicamente, no tienen modelos de referencia masculinos y no sabrán muy bien cómo se relaciona una con un hombre. Emplearán aquellos que hayan recibido de la escuela o la televisión. Es muy triste.

A no ser que tuvieran un tío o abuelo que cumpliera amorosamente con ese rol de padre. Afortunadas estas niñas.

 

Pero atención, no culpemos al padre. Como dice la internacionalmente admirada Louise Hay:

 

Somos víctimas de víctimas”.

 

Probablemente tu padre tuvo una infancia muy difícil, y no ha sabido hacerlo de mejor modo.

 

 

ACCIÓN DE LA SEMANA

dar en la diana  Tomar conciencia.

 

Coge cuaderno y boli (u ordenador), retírate al menos una hora contigo misma en un lugar tranquilo en donde nadie vaya a molestarte y contesta a las siguientes preguntas:

 

1. Modelo de relación con el hombre:

¿Qué relación tenías con tu padre?

¿Cómo se relacionaba con tu madre?

¿Cómo la trataba?

¿Cómo te trataba a ti y a tus hermanos?

 

2. Amor:

¿Sentiste que tu padre estuvo ahí para ti?

¿Te apoyó cuando lo necesitaste?

¿Cómo se trataba tu padre a sí mismo (autoexigencia, languidez…)?

 

3. Cómo te tratas a ti misma. Toma conciencia de tu diálogo interno:

¿Qué te dices cuando haces algo mal?

¿Qué piensas cuando no obtienes los resultados que querías?

¿Qué haces para relajarte y mimarte?

¿Pones siempre a los demás por delante tuya?

¿Qué te decían de pequeña cuando “hacías algo mal”?

¿Qué relación hay entre lo que te decían de pequeña con como tú te hablas ahora?

 

4. Seguridad y protección:

¿Qué te hace sentir segura en la vida?

¿Qué necesitas para sentirte segura?

¿Qué papel tiene tu pareja en tu percepción de seguridad y protección en la vida?

Aquí el concepto de seguridad tiene un sentido amplio, implica la estabilidad, el dinero, la certidumbre, el nivel de vida que deseas, la fidelidadad, etc.

 

5. Celos:

¿Qué hay detrás de esos celos?

¿Porqué me siento tan vulnerable?

¿De qué tengo miedo?

¿Qué es lo que estoy temiendo realmente?

La honestidad contigo misma, por mucho que duela, es fundamental.

 

Para hacer un trabajo más efectivo contigo misma, yo trabajo con la meditación. Al entrar en un estado profundo de meditación tienes acceso a una puerta de subconsciente, puediendo acceder a respuestas más profundas y certeras sobre ti misma.

 

Conclusión

lupa  Pregúntate ante esa situación que se repite continuamente con tu pareja:

  • ¿Qué necesidades propias estoy tratando que mi pareja cubra?
  • ¿Qué aprendizaje no estoy haciendo para que esta situación se me repita una y otra vez en mi relación/vida?

 

flecha que señala  Yo veo la vida como un video juego, tienes que hacer ciertos aprendizajes y desarrollar ciertas habilidades para pasar de pantalla.

 

Piensa en este ejemplo y así podrás preguntrarte siempre, qué es lo que tienes que aprender para pasar de pantalla y subir al siguiente nivel.

 

Si deseas llegar a tu felicidad, tranquilidad y equilibrio interior, superando tu dolor con tu padre y empezar a tener una relación saneada basada en el amor y el compartir con tu pareja, te invito a unirte a al grupo de personas conscientes que ya trabajan a su favor en mi Programa de mentoring y coaching para Sanar tu dolor con tu padre, el cual transformará tus relaciones y tu vida.

Únete aquí a mi grupo de Facebook con mariavillosas personas de todo el mundo donde compartimos historias que en definitiva, tenemos común, para apoyarte y ayudarte en tu proceso de superación.

Ámate,

Maria del Mar Mediterraneo

 


​¿Quieres sanar tu herida ​del padre ausente?

Apúntate y recibe mi GUÍA ​con mis 10 acciones concretas y probadas:

 

¡Comparte en las redes sociales para que más gente se pueda beneficiar!

8 comentarios de “5 CARENCIAS AFECTIVAS Y SU IMPACTO EN TU PAREJA

  1. Federico dice:

    María, estoy encantado con tu blog y con todo lo que leo. En un momento así, en el que me encuentro tan vulnerable psicológicamente descubrí la raíz de todo lo que me aqueja actualmente, leyéndote a vos. Ya te comenté en otro post mi situación y leer este hizo sentirme mejor, mejor al saber que estás y saber el motivo -el cual presumía- por el cual tengo este comportamiento con los hombres. Como te comenté en el otro post, me cuesta muchísimo entablar una amistad con personas de mi mismo sexo porque todo el tiempo desconfío, pienso que no es posible que alguien tenga interés en tenerme en su vida y demás, esto se complica mucho más a la hora de conocer a alguien, soy gay y las relaciones que tuve siempre fueron tóxicas, pero causadas por mi, la toxicidad en las relaciones las cree yo por mis inseguridades y por tener la necesidad de que me hagan sentir querido, importante, etc. vos sabes muy los demás comportamientos que tanto me deprimen.
    No sabes cómo me siento al leerte, me siento mejor, el otro día al leer tu post me sentí diferente, medité con los videos que compartiste y noto la diferencia en mi tranquilidad mental de estos días. Te agradezco desde lo más profundo de mi corazón. Gracias y gracias por ocuparte de las personas que se sienten como me siento.

    • María del Mar Mediterráneo dice:

      Hola Federico. Tus palabras me tocan el corazón. ¿Y sabes por qué? Porque yo me sentí como vos te sentís ahora, sola, sufriendo en mis relaciones sin entender nada, y en mi caso sintiéndome casi una mendiga emocional. ¿Y te cuento una cosa? Se arregla. Se supera. Tiene solución. La hay porque yo lo he conseguido. Y si yo lo he conseguido, tú también puedes. Eso sí, requerirá de tu interés, tu constancia y tu paciencia. El primer paso que yo veo en ti, si me permites apuntarlo, es la autoestima y la auto-confianza. Estaría buenísimo que empezaras a trabajarlas. Por si te interesa, te dejo este otro artículo con un sencillo ejercicio que yo estuve practicando durante bastante tiempo, a fin de empezar a darme el valor que merezco, ante mí misma, y ante los demás: http://mariadelmarmediterraneo.com/como-dejar-de-sufrir-si-tu-padre-no-te-quiere-pasos-1-y-2/#
      Un abrazo muy grande, y si piensas que puedo ayudarte en algo no dudes en contactarme (soyyo@mariadelmarmediterraneo.com).

  2. Karen dice:

    María sólo decirte: Eres una gran mujer! Y gracias por lo que haces! Estas ayudando a muchas mujeres con esto! Un abraso…

  3. Andrea Ochoa dice:

    Bella María.. te abrazo en este preciso momento pues este blog llegó a mi vida en un momento en el que me siento totalmente desorientada y perdida sin saber qué hacer o cómo iniciar las mejoras en mi relación con mi pareja. Leí tu nota y mis lágrimas cayeron recordando momentos de ausencia agresiones y desvaloraciones de mi madre hacia mi persona mi hermano y hacia mi madre incluso. Y en efecto como indicas al final él fue una víctima también por algunas cosas que logré saber de su pasado. Hoy en día ya tengo mayor conciencia de los acciones y reacciones conmigo misma mi entorno y con mis relaciones y pues quisiera mejorarlas ya que he caído en cuenta que no es el mundo sino yo la causa de mis tristezas y desaciertos. Ahora tengo una relación y si bien sé que cada quien tiene sus «cosas» quisiera es basarme en mejorar las mías. Y esto de los celos y el ser controladora no lo quiero más en mi vida pues me he dado cuenta que también he venido afectando a mi hijo. En resumen me he dado cuenta que el problema soy yo. Pero dime María que hago si mis heridas no solo vienen del maltrato de mi padre sino también de mi madre de quién te soy completamente honesta jamás sentí ese amor o recuerdo alguna caricia de su parte hacia mí sino por el contrario agresiones tras agresiones y me atrevo a decir que esos recuerdos los siento desde que era una bebé y créeme que no exagero pero me vienen como imágenes que siendo bebé ella me ha maltratado muchísimas veces. Mi afecto hacia ella es casi nulo y digo casi por el moralismo social que siento y solo por ello. Hasta mi edad adulta ella ha sido agresiva posesiva humillante y controladora conmigo. Por favor María ayúdame porque mi pareja y yo queremos seguir juntos y estamos buscando modos de poder curarnos aunque te soy sincera comienzo a sospechar que el problema no es él sino yo. Tengo 39 y mi hijo (de mi anterior compromiso) tiene casi 11 años. Dios te bendiga y gracias gracias por cruzarte en mi camino.

    Andrea

  4. María Pilar dice:

    Buenas tardes María del Mar !!…hoy tuve la suerte de pararme en tu publicación y me siento anoladada …no sabía cuál de mi sufrimiento ni mucho menos cuál era la causa …mi marido le si entiende me decía ke tenía ke meditar y ver mi carencia emocional y yo no entendía ….y si le reclamo atención y cariño cómo pareja …y después de un año de matrimonio lo noto más distante y está situación me está creando inseguridad y mucho malestar por qué tampoco puedo hablarlo con el me hace un vacío ,estoy muy angustiada no kiero que mi relación se rompa ,solo quiero tener un matrimonio feliz y seguro ,espero tu respuesta como agua de mayo ,un gran saludo y muchísimas gracias por dedicarte a aliviar y corregir heridas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookies de este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sito.

Cerrar